Fundación BBVA Perú
Publicado el 11 de julio del 2019
Comparte en:

“De la ira a la ternura” se llama la muestra gráfica del gran artista ecuatoriano que desde el viernes 12 de julio se exhibirá en la Casa de la Emancipación de Trujillo.

En Guayasamín todo era vasto. Y quizás por ello su obra se mantiene inconclusa. Su voluntad por abarcar la inmensidad de la complejidad humana lo llevó a emprender una obra titánica y vigorosa, que hoy, a poco más de 20 años de su muerte, se mantiene incólume y vigente.

Su nombre en la lengua nativa significa “Ave Blanca Volando” y fue así como su obra se erigió por todo el continente. Porque Oswaldo Guayasamín era más que un artista ecuatoriano nacido en Quito de 1919. Guayasamín es, hasta el presente, la expresión plástica del Nuevo Mundo.

Instantes eternos

Y así lo podrán apreciar los peruanos que del 12 de julio al 31 de agosto acudan a la Casa de la Emancipación de Trujillo, donde se monta la muestra gráfica “De la ira a la ternura”, gracias a la Fundación BBVA y la Fundación Guayasamín.

Se trata de una muestra compuesta de 37 gráficas en diferentes técnicas que resumen las distintas edades por las que atravesó la obra del maestro. Empezando por su visión crítica a la violencia entre los pueblos, conocida como “La edad de la ira”, la cual inició en los años 60 y que nunca finalizó pues nunca terminaron las conflagraciones.

Luego está la etapa en la vuelca su mirada a la entrañable figura materna, inspirada en su propia madre, y que el artista traslada a todas las mujeres de América Latina, y a la que se le conoce como “Mientras viva siempre te recuerdo”, o también como “La edad de la ternura”.

Son piezas realizadas con las técnicas de serigrafía, litografía, aguafuerte y técnica mixta, y que permiten acercar al público al planteamiento artístico que Guayasamín mantuvo hasta el día de su muerte: la esperanza de un porvenir de unión y hermandad entre todos los pueblos de América.

La gesta libertadora

Hasta antes de su deceso, ocurrido el 10 de marzo de 1999, a poco de cumplir los 80 años, Guayasamín tenía previsto recibir el nuevo milenio con la inauguración del museo llamado La Capilla del Hombre, el cual recorrería los distintos pasajes de su trabajo. La fatalidad impediría ver su sueño consumado, el cual no fue posible realizarlo hasta el año 2002, gracias a la fundación que lleva su nombre y al aporte generoso de artistas amigos.

Ahora, la Fundación BBVA, consciente de la necesidad de llevar cultura y educación a los peruanos en aras de alcanzar una sociedad más justa, rinde homenaje al genio indómito de este ecuatoriano ilustre y cuya vida estuvo estrechamente relacionada al Perú.

Por ello brinda la Casa de la Emancipación, ubicada en Jr. Pizarro 610, en el centro histórico de Trujillo, para exponer en ella una de las expresiones artísticas más importantes del siglo XX. “De la ira a la ternura”, que cuenta con el comisariato de Verenice Guayasamín, hija del artista; se mantendrá hasta el 31 de agosto, de lunes a viernes en los horarios de: 9 am a 1 pm y de 4 pm a 7 pm. Los sábados va de: 9 am a 1 pm. El ingreso es completamente libre. 

Comparte en:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR